October 15, 2017

September 15, 2017

August 1, 2017

Please reload

Recent Posts

"I Am Poem" by Lana Avalos

October 15, 2017

1/3
Please reload

Featured Posts

¡Hola! Estoy de regreso.

August 1, 2017

Disculpen –Me distraje un momento con la vida real.

Inmersa en proyectos que no terminan de cumplir su propósito. Y es que asimilar situaciones que no puedes cambiar, toma su tiempo. Las malas noticias llegan sin consideración y te recuerdan que la negatividad no es más que una defensa que utilizamos para decir "estaba preparado", "idiotas los ilusionados". Cuando la verdad es que el deseo por esa inesperada sorpresa siempre estuvo ahí.

Y duele lo mismo.

 

En el peor escenario las personas suelen exhibir sus malas rachas en las redes sociales. A veces por inmadurez, que por cierto no respeta edades. A veces por soledad, y por esa errada creencia de que en el mundo virtual la soledad no existe. Imagínense que están en su cuarto, dicen cualquier frase en voz alta... nadie contesta, entonces te percatas de que estas solo en casa. Ahora imagínense que tuitean en su celular la misma frase a los cientos de seguidores que tienen y al mundo... nadie contesta. Pero, ¿que me pasa?, debe ser una broma, seguro que más de tres amigos contestan y mínimo tres más comparten tu frase.

 

Lo interesante de percibir nuestra ausencia virtual en las redes, es que hay solo dos posibles certezas: o estamos atravesando por un verdadero descontento con el mundo, transitando por esenciales adversidades que nos da la vida, o estamos gozando de un grado de felicidad sublime, como el recibimiento de un nuevo ser o la sumersión en el más tórrido romance. En cualquiera de los dos escenarios... la simple idea de compartirlo en las redes, se torna inasequible.

Somos como las ligas: necesitamos estiramos para comprobar lo resistente que somos, pero al final volvemos a nuestra forma natural. Y el Estado Natural Humano tiende hoy a estar conectado a la red virtual 27 horas al día...

Me toca ver a mi sobrino desde bebé obsesionado con todo tipo de electrónicos, intentando controlar sus funciones ¡con su pulgar!, ¿y cómo no? Si desde que descubrió el mundo, todo tipo de dispositivo forma parte de él. Sin mencionar que su principal incitante es el vernos obsesionados a nosotros, los adultos que lo rodeamos. ¡Bendito el abuelo! –debe pensar, acertadamente–, "El abuelo es el único que viene de otro mundo". Un mundo al cual mi sobrino solo tendrá acceso por medio de buenos documentales, si mínimo nos percatamos de ello.

 

Quienes hemos visto ya la serie de Humans tenemos más puntualizada la imagen de un futuro del cual ya formamos parte. Lo extraordinario de la serie, es la manera en la cual al mismo tiempo que te sorprende, te asombra el sentirla tan familiar. Altamente recomendable si es que les gusta la ficción y además no tienen problemas con aceptar la realidad.


Pues bien, aquí andamos nuevamente presentes. Tengo que reconocer que con más bendiciones de las que merezco. Menos ganas de pelear con la tecnología, ya es avance. Somos como las ligas: necesitamos estiramos para comprobar lo resistente que somos, pero al final volvemos a nuestra forma natural. Y el Estado Natural Humano tiende hoy a estar conectado a la red 27 horas al día...

Qué tal.    

 

Regresando a mi retorno, resulta que las únicas sorpresas que no fallan, son las que nos da el destino. Pasados los años terminamos por agradecer algunas de las que pensamos malas decisiones en su momento. Después de todo, el tiempo termina por colocar a cada quien en nuestro lugar, ¿no? –Me gusta ese dicho.


Y bien, si seguimos conectados hasta este párrafo, agradezco su lectura. Espero mantenerme cerca. No les prometo constancia semanal, apenas el año pasado me fue imposible mantener mi blog activo. Pero por aquí me leerán y con suerte, seguido.

 

Saludos a cada uno.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Me
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Pinterest Social Icon
  • Twitter Basic Square